7 de noviembre de 2013

Démonos un tiempo, unas dos eternidades juntos.

Últimamente no he escrito, será que estoy demasiado ocupado en tus labios intentando que me devuelvas el millón de besos que me robaste, en tus manos perdiendo la noción del tiempo cuando acaricias cada centímetro de mi cuerpo y en hacerte reír todo lo que pueda.

Digamos que solo busco la manera de hacerte feliz, tanto como tú me haces feliz a mí. Porque quiero tener miles de recuerdos juntos, ¿Qué digo miles? ¡Millones! ¿Qué digo millones? Infinitos. Porque conviertes cada lugar en un sitio maravilloso. Porque los días quiero pasarlos a tu lado y aprovechar cada instante juntos: siendo infinitos, siendo irritantes, siendo hielo y fuego, siendo nosotros.
Porque solo tienes que decirme lo que quieres que sea, y lo seré por ti.
Luna de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada