25 de julio de 2013

Y volver...

Y ocurrió, como si se hubiera predicho lo que dije días antes.

La echaba de menos mucho por su sonrisa relajada, por sus labios rojos, por sus ojos marrones y por esa voz dulce y flojita que ella posee.

Y en esa esquina nos encontramos como si estuviese programado. Ella estaba más o menos como siempre, su pelo había cambiado, pero su forma de ser seguía intacta…

Hablamos, y nada más… En otra ocasión podría pasar más, pero esta no fue la ocasión. Habían cambiado los factores y habíamos madurado. 

Pude verla y eso es lo importante. Los recuerdos volvieron, al igual que ella y ella se fue junto a dos besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada